CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES DEL PERÚ
Afiliada a la CSI y CSA

Fundada el 13 de Diciembre de 1993 - Registro Oficial Nº 001 - Folio Nº 001 - 98 MTPS
  • Alista reforma laboral pro empresarial en plena lucha contra la corrupción empresarial

 

  • Reforma laboral si pero para devolver y garantizar todos los derechos a los trabajadores

Hace unos días asistimos a una entrevista de Jaime de Altaus al ministro de trabajo Alfonso Grados, en el canal N. En ella, ha develado la estrategia proempresarial y de manipulación política del diálogo en el CNT en coordinación con el congreso que viene aplicando, para sacar una reforma laboral de mayor flexibilización en todo el ciclo laboral, en la línea fujimorista y el BM.

De otra parte sabemos que el país se desangra en la corrupción generalizada, provocada por la codicia empresarial desde la reforma neoliberal, implementada por el Fujimorismo desde los 90s, con y sin Fujimori, traicionando la confianza de cambio de políticas que el pueblo deposito en Fujimori,Toledo, Alan, Humala y PPK.

En estas circunstancias el Ministro de Trabajo anuncia: Para el inicio del ciclo, contratos temporales. Durante el ciclo limitaciones al arbitraje potestativo y el debilitamiento del servicio inspectivo. Y para final del ciclo, ceses colectivos y despido mercantil. Pero el ministro no se queda allí, para satisfacer a su interlocutor revela, que con la comisión consultiva del Ministerio de Trabajo trabaja una reforma de reducción de regímenes laborales.

Con ello el ministro ha develado, que en plena lucha contra la corrupción, plantea cambios laborales orientados a facilitarle a los empleadores, el abuso anti laboral en todo el ciclo laboral en la empresa privada. Pero vía el entrevistador nos percatamos que los empresarios abogan por; mayores recortes de derechos; facilidades de uso de los fondos de pensiones; y recortes en la administración del trabajo.

El trabajo que maquina el ministro con su comisión consultiva es grave; porque apunta a generalizar el régimen de la pequeña empresa como régimen general. Ese de vacaciones recortadas, de sueldos mínimos, de trabas a la sindicalización, de no pago de CTS, y de verdadero freno a la negociación colectiva, de empresa y de rama de actividad.

Al mismo estilo fujimorista, que aprovechó el caos del terrorismo y la híper inflación alanista del 85-90, para imponer la actual  legislación y la constitución vigente del 93 que protege la codicia empresarial. PPk y el actual ministro, está aprovechando el caos de la corrupción, para manipular el dialogo en el CNT, con medidas laborales parciales; para al final imponer una mala reforma laboral total, como la del 92.

Esta es una actitud repudiable, porque a todas luces, busca consolidar la codicia empresarial. A pesar que ya sabemos que es la causante de la corrupción. Frente a ella alertamos a percatarse; que la lucha anticorrupción, que a su vez desde lo laboral alienta la codicia empresarial; no es una lucha verdadera y hay que combatirla.

 

Claro que es necesaria una reforma laboral pero esta, tiene que ser para devolverles los derechos a los trabajadores y para dar solución a las incidencias, incluso fatales, que los trabajadores soportan producto de las mil y una artimañas de encubrimiento de relaciones laborales.

También es necesaria una reforma pero para asegurar la libertad sindical y la negociación colectiva en las cadenas de de suministro de las multinacionales. O en las nuevas estructuras empresariales que se adopta por los adelantos tecnológicos en marcha. No más recete de derechos!

Lima 06 de Marzo del 2017

Julio César Bazán Figueroa

Comentarios


*